Familia, empresa básica de la sociedad

¿Eres el empleado estrella?
21/03/2017
Aplica esto para ser influyente
21/03/2017
Show all
La empresa familia debe contar con un plan financiero bien estructurado preparado cuidadosamente, mediante un proceso que es similar al de las empresas industriales, comerciales o de servicios.

El proceso consta de seis pasos:

  1. Establezca sus objetivos financieros personales
    Las metas financieras son las cosas que desea y que el dinero puede proveerle: educación, diversión, bienes materiales, poder, etc. La fijación de objetivos exige un esfuerzo mental importante que le ayudará a aclarar ideas y a definir con mayor precisión qué es lo que realmente quiere de la vida. El establecimiento de objetivos financieros debe responder a la pregunta: ¿Qué deseo tener en determinado tiempo?.
  2. Analice su situación actual
    La evaluación de la situación actual es la base de cualquier plan. Para llevarla a cabo tendrá que evaluar y responder a la pregunta: ¿Dónde me encuentro ahora desde el punto de vista financiero? El análisis deberá ser realizado desde dos ángulos: en primer lugar la parte cuantitativa y en segundo lugar la parte conceptual. La primera la trabajará a través de sus estados financieros básicos: balance general, estado de ingresos y egresos, y presupuesto.
    Para realizar la parte del análisis conceptual vamos a hacer uso de una herramienta muy utilizada hoy en día por las empresas, que también puede ser empleada por usted. Probablemente la conoce. En algunos textos aparece como DOFA y en otros como FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas). ¡Estará de acuerdo conmigo en que es más fácil recordar la segunda sigla que la primera!
  3. Desarrolle estrategias concretas para cada uno de los objetivos
    La estrategia responde a la pregunta: ¿Cómo puedo ir desde aquí hasta donde quiero llegar? Y está basada en el análisis de su situación actual: sus estados financieros y su FODA. Estos le habrán mostrado las oportunidades que tendrá que aprovechar y los obstáculos que encontrará en el trayecto hacia sus objetivos.
  4. Desarrolle un plan de acción para cada una de las estrategias y ejecútelo en orden cronológico
    La ejecución es generalmente el paso más difícil de la planificación. Este no es más que una lista de tareas que tendrá que realizar sistemáticamente día a día, hasta completar las estrategias que lo conduzcan hacia sus objetivos.
    El plan de acción tiene que ser monitoreado semanalmente. Es importante que usted cree el hábito de usarlo para sus actividades cotidianas.
    A pesar de los adelantos de los procesos administrativos, la tecnología de los ordenadores y la informática, el método tradicional de la lista de tareas sigue siendo el más efectivo para ayudarnos a realizar las actividades del día a día de una forma eficiente.
  5. Monitoree periódicamente su plan financiero
    Periódicamente deberá hacer un alto en el camino para evaluar los resultados de su plan financiero. ¿Están llevándose a cabo las tareas programadas?, ¿están cumpliéndose las estrategias?, ¿están conduciéndose las estrategias planteadas hacia el logro de los objetivos?, De acuerdo con los resultados que le muestre el monitoreo periódico, concluirá si las estrategias han sido adecuadas o si debe cambiarlas por otras más efectivas.
  6. Redefina sus objetivos
    Los objetivos financieros deben ser redefinidos cuando las circunstancias personales cambien significativamente: la independencia de la familia, el matrimonio, el nacimiento de los hijos, un divorcio, una mudanza hacia una nueva localidad o un nuevo país, cambio de actividad económica, retiro del trabajo, etc.


Fuente: Revita Conteo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *